Dos viviendas en Oblatas, Pamplona, 2019.
Fernando Oíza + Eduardo Urdiáin